Cargando...
  • Nota2
    Gracias por dignificar el fútbol
Por: Nicolás Facundo Quiroga
01/03/2016

El FC Barcelona continúa con su racha victoriosa. En Liga, Copa o Champions League. Como local o visitante. La distancia con el resto de conjuntos es abismal, y en muchos casos el triunfo con o sin goleada llega por inercia.

En este momento de la temporada el equipo catalán no atraviesa su mejor momento desde lo colectivo pero los triunfos no cesan, ya que mientras las individualidades de Iniesta, Busquets y Piqué como las interacciones del tridente Messi-Neymar-Suárez se prolonguen; no se echará en falta un juego más armonioso y dominante como el que ejecutó años atrás el elenco dirigido en aquel entonces por Pep Guardiola.

La verticalidad es la seña de identidad con y sin balón. Cuando el conjunto de Luis Enrique parece atascado ante defensas pobladas, el señor Iniesta saca un conejo de la chistera para dejar en ventaja a cualquiera de los tres delanteros frente a portería ajena. Sus rivales se acaban viendo asfixiados y arrinconados delante de su arco ya que los culés no dejan pensar, precisar un pase ni reaccionar debido a que la defensa se para en la mitad de la cancha y Busquets se posiciona a veinte metros de la frontal del área rival. Sergio recupera en dicha ubicación y pasa el esférico a un compañero en la misma maniobra. Jordi Alba por detrás de Neymar (Iniesta levitando por esa zona) en la izquierda y Rakitic, junto al uruguayo, por sorpresa cargan el área. Dani Alves espera recostado en banda derecha para devolver el balón en busca de un rematador o para combinar de forma reiterada con Messi.

Las transiciones defensa-ataque son temibles. Los tres atacantes sudamericanos se entienden de memoria y juegan a una velocidad inverosímil, son los tres mosqueteros. Sin rencores ni envidias despedazan redes y baten porteros con una facilidad pasmosa. Piqué se halla en su mejor momento, evidencia de ello el rendimiento demostrado partido tras partido. Seguro en el juego por alto, atento y firme en cada cruce cuando acude en auxilio de Alves y una salida limpia y efectiva en cada iniciación con la pelota.

A este Barcelona le alcanza con veinte minutos de perfección diaria para sacar sus choques adelante. Sus contrincantes pueden ser superiores por momentos pero acaban siendo goleados y/o derrotados. Algo similar a lo acontecido con el Dream Team estadounidense de basketball en los 90. En el momento que el "enemigo" se acercaba a tres, cuatro o seis puntos, estos levantaban el telón y el show iniciaba hasta que la ventaja retomaba marcadores inhumanos.

Cuando el juego colectivo se potencie cuantitativa y cualitativamente, sólo nos quedará observar y aplaudir, desde el sillón de casa o en el campo de juego semejante obra de arte.

Debemos estar agradecidos por ser contemporáneos a dicha pieza.

Nota3-imagen

El cuadro mexicano alcanzó las seis unidades en el certamen al vencer a Olimpia de Paraguay con marcador de 0-2. Los primeros 45 minutos transcurrieron sin …

Por: Izmael- Hace 1 año
nota nueva

El delantero de Jaguares, Adrián Marín, fue separado del equipo, luego de que publicó en Facebook unas fotos en las que quedó al descubierto que …

Por: Redacción- Hace 1 año
messi1

Portaba el dorsal número 30, entró al terreno de juego en lugar de Samuel Eto´o y fue  Ronaldinho quien le dio el pase de gol …

Por: Izmael- Hace 1 año
tuca

Ricardo “Tuca” Ferretti habló en conferencia de prensa acerca del interés del Paris Saint Germain en la joven promesa de Tigres y del fútbol mexicano, …

Por: Izmael- Hace 1 año